Menús escolares 2019-2020

Comedores escolares
Menús especiales
Guarderías

LAS GRASAS EN LA ALIMENTACIÓN DE NIÑOS Y ADOLESCENTES

Las grasas o lípidos son uno de los macronutrientes que necesitamos ingerir a diario. Ya que, proporcionan energía, y son clave en varias funciones biológicas, incluidos nuestro crecimiento y desarrollo.

Los lípidos son el principio inmediato más energético (9 kcal/g), por lo que su consumo es fundamental en los periodos de rápido crecimiento: los 2-3 primeros años de vida y la adolescencia.

Se clasifican principalmente en: ácidos grasos saturados (AGS), ácidos grasos monoinsaturados (AGM), y ácidos grasos poliinsaturados(AGPI), aunque éstos también tienen subcategorías.

Los lípidos son importantes tanto por su aporte calórico como por su función en la prevención de las enfermedades crónicas más prevalentes. Por ello, las recomendaciones sobre su ingesta se deben hacer no sólo como aporte total (cuantitativo) sino también en relación a su composición (cualitativo).

Según datos de consumo en nuestra población, existen grupos que consumen claramente por encima de estas recomendaciones, proporcionando un alto aporte calórico y aumentando el riesgo de obesidad. Hecho que tenemos que avisar con intención de reeducarnos.

Ya que el exceso de consumo, o la ingesta desequilibrada de grasas, puede ser perjudicial para la salud. Para adecuar la cantidad de grasa de la dieta damos los siguientes consejos:

    • Eliminar la grasa visible de las carnes.
    • Consumir pollo sin piel.
    • Disminuir el consumo de embutidos, utilizando siempre los más magros.
    • Valorar recomendar el uso de leche semidesnatada a partir de los 2 años.

Y para aumentar la calidad de la grasa de la dieta las recomendaciones prácticas son:

      • Aumentar el consumo de pescado a 3-4 veces a la semana si es blanco, y al menos a 2 veces a las emana si es azul.
      • Utilizar aceites vegetales, especialmente de oliva. En caso de consumir grasas untables, escoger margarinas, ya que son ricas en grasas poliinsaturadas y ni fuente de grasas trans o grasas de origen animal.
      • Utilizar formas culinarias sencillas: hervido, plancha y horno. Los fritos, aunque contribuyen a aumentar el contenido calórico de los alimentos, pueden utilizarse si es con aceite de oliva con una fritura a alta temperatura y de poco tiempo.

CONSEJOS IBAGAR
    Cart